Una fuga en la zapata del grifo

Lunes, 13 Octubre   

Una fuga en la zapata: El grifo está cerrado pero sigue perdiendo algo de agua por la boca, gotea o incluso deja escapar un hilo de agua. La forma de repararlo pasa por cambiar la zapata: con el agua cortada se debe abrir el grifo por completo y mediante, por ejemplo, una llave inglesa se afloja la tuerca que sujeta la llave, el cabezal, lo que permitirá sacar el mecanismo interno. Una vez extraído se sustituye la zapata dañada por otra nueva.

Antes de colocar de nuevo el cabezal conviene repasar el asentamiento de dicha zapata en el interior del grifo; si presenta incrustaciones de cal muy posiblemente tendremos nuevas fugas en poco tiempo a menos que eliminemos estos depósitos ya que acabarán dañando la nueva junta.

Para eliminar estas incrustaciones podemos ayudarnos de la herramienta llamada “rectificadora de asientos” que, a grandes rasgos, no es más que una fresa manual especialmente diseñada para pulir y limpiar el asentamiento de la zapata de un grifo. Ya puestos, tampoco es mala idea cambiar al mismo tiempo la junta del cabezal, y cualquier junta a la que podamos acceder al retirar el cabezal, de hecho.